Despido embarazada sin saberlo la empresa

Notificación de baja por maternidad

La Ley de Prestaciones por Maternidad de 1961 (“Ley”) regula las condiciones de servicio de las trabajadoras en permiso de maternidad. La Ley de Prestación por Maternidad (Enmienda) de 2017 no ha aportado ningún cambio en el aspecto de la terminación de los servicios de una empleada por su estado de maternidad. La Ley, en su versión modificada, establece los derechos de las empleadas embarazadas e intenta garantizar que dichas empleadas no tengan que sufrir ningún tipo de discriminación durante su embarazo. Una de las obligaciones que se han establecido es que el empresario no puede despedir a una empleada que esté de baja por maternidad. El artículo 12(1) de la ley establece que cuando una mujer se ausenta del trabajo de acuerdo con las disposiciones de esta ley, será ilegal que su empleador la despida durante o a causa de dicha ausencia.

En el caso de Neera Mathur, una mujer que estaba en período de prueba fue despedida de su empleo cuando estaba de baja médica. El motivo del despido aducido por el empleador fue que la mujer trató deliberadamente de ocultar el hecho de que estaba embarazada en el momento de rellenar el formulario de declaración antes de ser nombrada. El Tribunal no sólo ordenó a LIC que la readmitiera, sino que también sostuvo que la recopilación de datos personales relacionados con el embarazo y los períodos menstruales constituye una violación del derecho a la intimidad de la mujer. El Tribunal observó además que esos datos personales se recogen para negar a la mujer el beneficio de la baja médica a la que tiene derecho. Asimismo, en el caso de Aarti Gupta (Sra.) contra Rail India Technical and Economical Services Limited y Ors2, el contrato de la empleada fue rescindido arbitrariamente cuando trató de acogerse al permiso de maternidad. El Tribunal sostuvo que el artículo 12 de la ley subraya el carácter independiente e inflexible de la responsabilidad de ordenar que ninguna empleada pueda ser despedida por razón de su embarazo. La empleada tiene derecho a obtener prestaciones médicas, ya que la concesión de la prestación por maternidad es conforme al mandato de la ley.

  Como saber las deudas de una empresa

Prestación de maternidad

El artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores (ET) en España, establece el principio de nulidad respecto al despido de las trabajadoras embarazadas o en período de lactancia. Excepcionalmente, el despido se declarará válido por causas ajenas al embarazo o al ejercicio del derecho a los permisos y excedencias.

La protección del artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores y de la Directiva 92/85/CEE se aplica a las trabajadoras embarazadas cuando el empresario, sin haber sido informado formalmente del embarazo de la trabajadora, tiene conocimiento del mismo (STJUE C 232/09 Danosa, de 11 de noviembre de 2011).

Hay que tener en cuenta que la protección de las trabajadoras embarazadas, al ser automática y objetiva, es válida desde el inicio del embarazo, con independencia de que el empresario haya tenido o no conocimiento del mismo (sentencia del Tribunal Supremo, de 3 de octubre de 2013). Por tanto, la trabajadora no está obligada a notificar su embarazo al empresario y éste no puede invocar la falta de notificación como justificación del despido.

  Como saber las deudas de una empresa

La jurisprudencia española se ha inclinado por rechazar los argumentos basados en el desconocimiento del estado de embarazo de la trabajadora, y se ha aceptado como defensa en contadas ocasiones. Por tanto, el empresario que desconozca el embarazo de la trabajadora despedida tendrá que justificar su actuación de la misma forma que si tuviera conocimiento del mismo.

La empresa no da el permiso de maternidad

Las directrices sobre el embarazo siguen el informe de la Comisión de Investigación Nacional sobre el Embarazo y el Trabajo, Embarazada y productiva: Trabajar durante el embarazo es un derecho, no un privilegio, encargado por el Fiscal General federal en agosto de 1998.

El objetivo principal de las Directrices es ayudar a los participantes en el lugar de trabajo a comprender y cumplir sus obligaciones en virtud de la Ley federal de discriminación por razón de sexo de 1984. Las Directrices abarcan cuestiones de discriminación por embarazo en todos los aspectos de la relación laboral, incluida la contratación, el empleo y el despido.

Las directrices se han elaborado tras amplias consultas con empresarios y sindicatos. Utilizan principios básicos y estudios de casos para ilustrar los derechos y la responsabilidad en virtud de la Ley de discriminación por razón de sexo. Proporcionan consejos prácticos para los empresarios, las organizaciones empresariales, los sindicatos y los trabajadores sobre la gestión del embarazo en el lugar de trabajo. Las directrices responden a preguntas difíciles, además de las que algunos empresarios se han mostrado reacios a plantear.

Disciplinar a una empleada embarazada

Cuenta que su jefe pasó rápidamente de ser agradable a severo. Dice que empezó a cuestionar su competencia, y se quejó a otros compañeros de su embarazo. “Poco a poco empecé a perder los nervios porque el ambiente se envenenó bastante, y realmente empecé a cuestionarme”.

  Como saber a que sector pertenece una empresa

Cuando él empezó a hablar de despedirla, ella buscó un abogado. Esto llevó a un año de negociaciones sobre una indemnización por despido. “La empresa esperaba que lo dejara yo sola”, explica Annika, que ahora tiene 34 años. “Durante mi embarazo estaba bastante asustada por el impacto financiero de ser despedida y el impacto en mi carrera. Tuve un ataque de nervios bastante fuerte y no pude dejar de llorar durante tres meses”.

Faltan estadísticas exhaustivas, pero las estimaciones que existen sugieren que la discriminación por embarazo es galopante. En el Reino Unido, el 11% de las madres encuestadas en 2015 declararon haber sido despedidas o expulsadas de sus puestos de trabajo; muchas más habían recibido comentarios negativos relacionados con el embarazo. En Japón, una encuesta realizada en mayo de 2020 reveló que una cuarta parte de las empleadas embarazadas había sufrido matahara (abreviatura de “acoso por maternidad”, un término japonés tomado del inglés).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad